SUPER MAMÁS Y SUPERPODERES

 

 

¡Hay que ver como pasa el tiempo!.

“El próximo día 30 el pequeño kamikaze cumple 11 meses y a mi me parece que fue ayer cuando llegó a casa.

 

Estos días el “baby boom” ha llegado a mi círculo de amistades y familia, y no paro de ver a bebés pequeños y preciosos que solo maman y duermen. 

Entonces recuerdo aquella época, aquellos días en los que abría los ojos, miraba el reloj y eran las 10 de la mañana. 

A mi lado, en su cunita de colecho “último modelo”, dormía plácido mi pequeño. 

El sol entraba por mi ventana y un pajarillo se acercaba a saludarnos con su dulce cantar… (No, espera, eso es de Blancanieves y los siete enanitos).

Antes de convertirte en madre,  tengo que decir que casi el 90 por ciento de la información que te llega es sobre lo poco que vas a dormir, lo limitada que vas a estar y en definitiva, lo que te va a cambiar la vida. 

Tú, ingenua, piensas. ¿Y por qué a mi me va a pasar esto?¿Por qué sabe esta persona como va a ser mi bebé?, y lo más importante. Vale, se que hay un 30 por ciento de niños a los que les cuesta mucho más regular los ciclos de sueño pero… Es un 30 por ciento, ¿por qué va a tener que formar parte esta bolita de amor que nunca llora de ese 30 por ciento?.

Nuestros primeros 5 meses como padres fueron como vivir en una de esas comedias románticas perfectas en las que todo sucede de una manera medida, estipulada y maravillosa y una voz en off te dice cosas como “todo era perfecto en la vida de los Cocó, el amor campaba a sus anchas por la casa y el aire olía a azahar y flores secas”.

Pero como vivimos en la vida real y las películas son eso, ficción, llegó el 7/8 mes,  y con él la angustia por separación o  crisis de los 8 meses o salida de los dientes u “holocausto zombie” o todo junto , aún no lo tenemos claro. 

Desde entonces, en esta casa no se duerme más de 3/4 horas maximo (tratándose de una buena noche) y los días parecen tener 72 horas en lugar de 24. Todo ello sumado a que la cuna de colecho “último modelo” ahora es el almacén de los cojines de la cama. Obviamente el colecho es lo único que hace algo más llevadera la situación. 

Y es que, lo que no te cuentan cuando vas a ser madre es que aparte de conocer el amor más increíble y puro que existe, vas a desarrollar habilidades y superpoderes valiosisimos.

Uno de ellos es la capacidad de mantenerte despierta durante meses incluso años con la única ayuda de 4 horas maximas de sueño. 

¡Señores y señoras! Pero si cuando esta señorita se iba de juerga los achaques duraban 3 días! ¿Como es posible que habiendo dormido 3 ridiculas horas me  mantenga en pie con el agravante de tener que hacerme cargo de una criatura? Vale, está claro que en el primer caso era joven y el alcohol jugaba en mi contra pero… Enserio. 

 

Las mamás somos superheroinas en muchos aspectos pero algo que me deja perpleja cada día que pasa es la maravillosa capacidad que tenemos para desarrollar habilidades tales como paciencia extrema, velocidad supersónica si el pequeño se despierta o ese extraño don que nos permite hablar de tirarnos por la ventana tropecientas veces pero nunca llegar a hacerlo. 

Otro superpoder que se desarrolla en la maternidad son las habilidades ninja. 

Concretamente esta semana creo que he alcanzado el “Rango Kage” de esta disciplina.

He logrado huir de la cama reptando sigilosa, me he caído, me he luxado la muñeca y pegado con la cabeza en la cómoda y no he llorado ni emitido ningún sonido lo suficientemente alto como para despertar al pequeño kamikaze. 

¿Y mi medalla? No, no la he recibido. Ni medalla, ni trofeo… ¡Por el amor De Dios! Ni siquiera un aplauso o un “Spain, two points” N A D A . 

Continuo.

¿Recordáis al inspector Gadget?. Aquel personaje de dibujos tenía un “gadgeto brazo” que le ayudaba a alcanzar objetos que se encontraban demasiado lejos.

¿Que me decís de esto? Eso son minucias. Las madres podemos estar dándole la teta a nuestros pequeños y al mismo tiempo con el dedo índice y pulgar del pie apagando la tele, cogiendo el teléfono móvil o incluso escribiendo el primer acto de “Macbeth” si nos lo propusiéramos, no lo hacemos por que no queremos abusar …

Sí, las madres somos eso, súper heroinas con superpoderes tan increíbles como absurdos.

Morimos de amor cuando se ríen y de pena cuando lloran. Lloramos, reímos, callamos, nos arrepentimos, nos congratulamos, nos queremos, nos odiamos..

Y después de un día duro, extasiadas, aveces saturadas, agotadas y en ocasiones superadas. Cogemos nuestros teléfonos móviles y miramos las fotos que les hemos hecho a lo largo del día en lugar de hacer cualquier otra cosa. Por que señoras mias, el mayor de los superpoderes de una madre es el que consigue que  tras un día de mierda, sin dormir, con moratones y agotada seamos capaces de olvidarlo todo y hacer un “hard reset” solo con mirar la cara de nuestros hijos. 

3 comentarios sobre “SUPER MAMÁS Y SUPERPODERES

  1. Es muy dura la maternidad y la crianza pero es tan bonita al mismo tiempo, yo solo verla sana y feliz m alegra la vida, aunque al mismo tiempo a veces quieras morir jajajaj

    1. Es una montaña rusa de sentimientos pero , el resumen es que merece tanto la pena..

Los comentarios están cerrados.