“La Montaña Mágica” Alojamiento Rural.

¡Feliz año a todos!

Estas navidades han sido muy especiales para nosotros. Y es que son las primeras navidades de la “familia Poulain” con el enano de por medio.

Por eso y para celebrar que ya somos una familia hecha y derecha, este año decidimos pasar la navidad en el paraíso.

¡Si! el paraíso existe y tiene un nombre precioso “La Montaña Mágica” una caseria rural rehabilitada, en un enclave maravilloso, el Valle de Ardisana, concretamente en El Allende.

120.000m2 de paz. Nada ni nadie puede impedirte que pasees, leas un rato o simplemente contemples el Picu Urriellu tranquilo mientras tomas una taza de café.

Una de las cosas que más me gusta de este lugar es el ambiente tan familiar que se respira, el trato es impecable, hasta el punto de que sientes la obligación de estar todo el tiempo dando las gracias por cada uno de los detalles que el personal tiene contigo.

Las instalaciones son espectaculares, cuidan el entorno y lo convierten en algo mágico.

Para esta ocasión, decidimos reservar una “suite con jacuzzi” y chimenea y sinceramente, las expectativas se cumplieron con creces.

La habitación tiene una cama súper amplia, requisito indispensable para nosotros al colechar con Álvaro, y un pequeño saloncito al lado.

Tras encender la chimenea y teniendo en cuenta que el peque se había quedado dormido, nos acercamos a recepción a consultar si habría posibilidad de cenar en la habitación.

No solo no nos pusieron pegas si no que la cena que nos prepararon fue secillamente deliciosa.

Pudimos disfrutar de un ratito súper agradable en pareja mientras el peque dormía gracias a este maravilloso servicio.

Comodidad, facilidades… sin pegas. Un trato exquisito.

Después de la cena, un baño relajante y a dormir.

He de decir como dato significativo que esa noche Alvaro durmió estupendamente bien por primera vez en mucho tiempo, lo cual deja claro que el ambiente fue perfecto y súper relajante para los tres.

Amanecer en la montaña mágica es un auténtico sueño, probablemente uno de los amaneceres más bonitos que he visto nunca.

Infinidad de rutas de senderismo aptas para todos los niveles e ideales muchas de ellas para realizar con los peques, comienzan en el propio establecimiento.

Al disponer de poco tiempo nosotros decidimos dar un buen paseo por los alrededores, dejarnos “la miel en los labios” y así tener una buena excusa para volver pronto.

Tras el paseo, un desayuno súper completo nos esperaba.

La montaña mágica es uno de los lugares más increíbles en los que me he alojado sin duda, no solo por su maravilloso enclave si no por disponer de un personal con una calidad profesional realmente exquisita.

Ojalá muchos otros establecimientos optaran por cuidar más este tipo de cosas, ya que bajo mi punto de vista es totalmente imprescindible para que cualquier negocio destaque el hecho de cuidar y mimar los detalles. Particularmente ya sabéis que pienso que en este punto reside la diferencia.

En resumen.

Os recomiendo indudablemente La Montaña Mágica tanto si viajáis con niños como si no. Sencillamente me ha parecido un lugar increíble.

¡Volveremos pronto!