“Panqueques” ticos.

Hace unas semanas, publicaba en mi perfil de instagram 10 cosas sobre mi que quizá muchos de vosotros no sabíais.

Una de ellas era mi lugar favorito en el mundo. Samara, en Costa Rica.

Y es que antes de conocer a Guille, en una época de transición complicada para mi donde no encontraba mi sitio, me lié la manta a la cabeza y viajé durante casi un mes sola con mi mochila por todo el país tico.

Costa Rica marco en mi vida, un antes y un después ya que a la vuelta, una semana después de aterrizar en Asturias y con la idea de hacer las maletas definitivamente y volver allí para quedarme, conocí al que hoy es mi marido y mi otra mitad.

En septiembre de ese mismo año volví a aquel lugar, pero acompañaba de Guille. Recorrimos Costa Rica y Panamá. Quería que conociera mi lugar especial y lo hiciera también suyo.

Le encantó, lo amó desde el primer momento.

Y es que Costa Rica te inunda el alma de buena vibra y de Pura Vida.

Y diréis, ¿y esta ahora por qué nos cuenta todo este rollo?

Durante el tiempo que pasé allí, uno de mis mayores placeres era visitar un lugar pequeñito muy familiar y al lado de la playa donde preparaban unos “panqueques” (pancakes americanos) deliciosos, tomarme un café y escribir… Recuerdo ese momento del día como un tesoro.

Por eso, hoy quiero traeros una adaptación de la receta de los “panqueques” ticos pero apta para los peques y totalmente saludable.

Ingredientes.

200g de harina integral de espelta

1 sobre de levadura

125ml de leche de avena

2 huevos

1/2 cucharadita de canela o esencia de vainilla.

50ml de aceite de oliva

Tamizamos la harina con un colador y le añadimos la levadura en polvo.

Batimos los huevos y los añadimos también.

A continuación, incluimos en la mezcla el resto de los ingredientes poco a poco y ayudándonos con una varilla para evitar grumos. (Si es necesario podéis utilizar batidora).

Untamos una sartén antiadherente con un papel de cocina y AOVE.

Con la sartén bien caliente y ayudándonos de una garcilla (sopera, cucharón… ) vamos preparando los panqueques.

*El truco de Poulain:

Cuando la parte que no está en contacto con la sartén está cubierta de unos pequeños agujeritos es el momento de darle la vuelta

Hay múltiples formas de acompañamiento para los “panqueques”, en la foto yo le he puesto un poco de azúcar glasé a la última por que queda “muy cuqui” (totalmente innecesario, cero saludable pero muy cuqui) pero al no llevar azúcar en la masa podéis acompañarlos con lo que más os apetezca, dulce o salado.

Incluso en el momento en el que el panqueque está en la sartén, si colocáis rodajas de plátano o fresa antes de darle la vuelta el resultado es increíble.

Y con esta sencilla receta os dejo por hoy.

Nos espera un día intenso de preparativos…

¡FELIZ NOCHE DE REYES, SED BUENOS!