TIERRA DEL AGUA

Como muchos de vosotros sabéis Asturias es mi casa, mi hogar.

Siempre he dicho que la gente del norte tiene un “handicap” importante a la hora de viajar, y es qué es difícil encontrar rincones en el mundo más bonitos que el propio lugar donde vivimos.

En nuestras últimas vacaciones y dado que los abuelos reclamaban la presencia del principe en casa, Guille y yo optamos por ir a Asturias, pero darnos un buen homenaje.

Teníamos poco tiempo y necesitábamos algo adecuado para el peque.

Finalmente nos decantamos por “Tierra del Agua”.

Se trata de un alojamiento rural en uno de los parajes naturales más maravillosos que existe, El Parque Natural de Redes, Reserva de la Biosfera desde el año 2001. Concretamente en la aldea de Caleao.

(Foto by Monchuxmontaña)

Pocos sitios reúnen tanta belleza.

El ecoturismo consta de 11 “apartamentos/suites” con una decoración preciosa y unas vistas increíbles.

Disponen de un restaurante que nos sorprendió muy gratamente. Una increíble carta, muy variada y original y en mesa, todo realmente exquisito.

Tengo que decir, que nuestra estancia fue de lunes por lo que, según nos dijo el maitre, había menos personal y la carta estaba incompleta. Así que tuvimos que variar nuestra elección ya que había muchos productos agotados.

Este detalle nos pareció algo raro teniendo en cuenta que no es un alojamiento “económico” que digamos y bajo nuestro punto de vista ese servicio no era proporcional a su coste, creemos que deberían prever estas cosas.

Ni que decir tiene que tanto la comida como la cena fueron realmente increíbles y superaron nuestras expectativas con creces. Particularmente los postres. El “coulant de chocolate con helado de maní” probablemente ha sido una de las cosas más ricas que he comido en mi vida.

Y qué mejor lugar para reposar una cena exquisita que la zona de “La Jaima”.

Sentarse a contemplar las estrellas allí es todo un espectáculo. Disponen de pufs de arena enormes, comodidad absoluta.

Dentro de las actividades que se pueden hacer durante la estancia, están las rutas de senderismo, en bicicleta, turismo ecuestre, interpretación y seguimiento de huellas… Así como acceso a cualquiera de las instalaciones de las que disponen. Entre ellas, una pequeña “infinity pool” con unas vistas al parque realmente alucinantes.

Pero para qué nos vamos a engañar, después de 3 meses de locura con la llegada del nuevo miembro a la familia necesitábamos algo más y por eso recurrimos a Marisol, encargada de los tratamientos ayurvedicos en el Spa del hotel.

Sin duda su energía es increíble.

Dado que el tiempo lo permitió y que se acababa de estrenar una nueva terraza al aire libre con jacuzzi, Marisol me hizo el masaje allí, con la única banda sonora de los pájaros y el ruido de las hojas de los arboles. Una experiencia inolvidable.

A vuestra llegada, os darán su teléfono para qué reservéis hora. (Tanto la mesa en el restaurante como los masajes es bueno que los reservéis cuando lleguéis).

( Recepcion)

En Tierra del Agua el desayuno se sirve en la habitación y por ello, durante el “check in” os preguntaran a qué hora queréis que os lo lleven.

Como contra diré que nosotros reservamos nuestro desayuno a las 9:30 porque Guille tenía masaje a las 10:30 y finalmente nos lo llevaron a las 10:15 achacando la tardanza, otra vez, a la falta de personal.

No logro comprender como un alojamiento de estas características no dispone de personal suficiente para cubrir 11 habitaciones en tiempo y forma. Pero en fin, sin duda esto no fue con lo que nos quedamos de nuestra estancia.

En resumen, recomendaría sin duda Tierra del Agua especialmente para familias amantes de la naturaleza y que quieran huir del estrés y la vida diaria.

Por otro lado me voy a permitir el lujo de hacerle una recomendación al propietario del establecimiento.

“Los detalles son decisivos. Cuídelos y tendrá el mejor alojamiento rural de Asturias”