Lo de “ el mejor amigo” será por algo…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hace menos de un mes se cumplían 5 años desde que mi marido y yo nos conocimos.

Recordando ese día nos vino a la cabeza el momento en el que, comiendo rosquillas  de colores “tipo Homer” en el parque, un perrete precioso se subió al banco donde estábamos sentados y nos robó una.

Su dueña corría como una loca gritando “¡Jasper no! ¡Jaspeeeerrr!… una y otra vez, y el perro ni caso.. 

Después de llamarle por su nombre unas cuarenta veces, y teniendo en cuenta los nervios por mi parte de “la primera cita”, cuando la señora logro cogerlo le dije:

“¿Qué bonito el perro, cómo se llama?”

Tras varios minutos de morir de risa por mi caraja mental, el que ahora es mi marido dijo:

“tú y yo estaremos juntos y tendremos un perrete que se llamará como éste, Jasper” 

Un año y medio después ocurrió y este pequeño teleñeco entró en nuestras vidas por la puerta grande. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como siempre, ¡yo y mis introducciones”.

Pero es que me resultaba imposible entrar en el tema del post de hoy sin contaros como llegó este pequeño ser a formar parte de nuestra familia. 

Ahora sí, entrando en materia.

Aunque a muchos de vosotros os sorprenda, aún hay personas que piensan que tener perros y niños es incompatible e incluso contraproducente. 

Así que hoy he decidido contaros lo que para mí son los motivos más importantes por los que considero beneficioso que los niños compartan sus vidas desde bebés con estas criaturas maravillosas. 

¡Empezamos!

En lo que a salud de refiere. 

Está demostrado que los niños que viven con perros desarrollan menos enfermedades respiratorias y su sistema inmunológico se vuelve más fuerte y resistente. 

Además de ésto, también disminuyen las infecciones de oídos y aumenta los reflejos del pequeñajo.

Un detalle interesante que he leído, es que el hecho de que la mamá haya convivido con la mascota en cuestión, es decir, el perrete (en este caso) ya estaba en casa antes del nacimiento, hace que su sistema inmunológico ya contemple todas las bacterias que puedan existir en el ambiente y por consiguiente, los anticuerpos de la mamá trasladan esta alerta a los del bebé en estos primeros meses. OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Eso teniendo en cuenta, por supuesto, que damos por echo que los animales están desparasitados, tanto interna como externamente. 

 

Así que chic@s, que vuestro perrete lama al bebè no va a convertirle en zombie ni nada por el estilo. ¡Ojo! Nuestros perros están controlados a nivel sanitario, lo cual no quiere decir que los de los demás lo estén… IMPORTANTE.

Y según van creciendo los niños, pues los beneficios son mayores. 

Creo firmemente que el hecho de trasladar responsabilidades a los niños, tales como darle de comer o pasear a su amigo peludo, les convierte en personas más capaces en todos los aspectos y con un concepto del respeto por la naturaleza mucho más complejo. 

Hace unos años, paseando a Jasper por el parque, un niño se le acercó y le dio una patada. Su mamá llegó corriendo y le dijo a su hijo: 

“Cariño. No se dan patadas a los perros porque te pueden morder” 

A lo que yo, con una evidente cara de pocos amigos le dije:

“No, señora. No se le pegan patadas a los perros porque son seres vivos y no hay que maltratarlos. Debería enseñarle eso a su hijo”

Una cosa es que nuestra decisión sea no compartir nuestra vida con perros, y otra muy diferente es hacer partícipes a nuestros hijos de nuestras neuras y miedos, y no dejarles que valoren y decidan lo que consideran que quieren, o no, que les asuste. 

Aclaro este punto. 

Los miedos, en muchos casos, son heredados. Conozco a muy pocos niños que hayan convivido con perros o que a sus padres les gusten y que con el tiempo, y sin que exista ninguna experiencia negativa, desarrollen algún tipo de miedo hacia ellos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pero, volviendo a los beneficios, que me meto en camisa de once varas… 

¡¿Qué me decís del amigo que van a tener durante su infancia?!

Es sabido, y existen muchos estudios que dicen que el hecho de que un niño se críe con un perro favorece sus habilidades sociales, mejora su autoestima he incluso su condición física

¡Vamos, todo ventajas! 

Podría extenderme mucho más con este tema, porque son múltiples los beneficios y mínimos, por no decir nulos, los inconvenientes que existen respecto a ello, pero, no he venido aquí a convenceros de nada. 

“No he venido aquí a hablar de mi libro”

Siempre he vivido con perros, mi marido también y nuestro hijo lo hará. 

Independientemente de que existan miles de estudios, es nuestra convicción y nuestra propia experiencia. Y como alguien me dijo hace poco:

“El sentido común y la experiencia propia es mejor que cualquier libro o charla sobre educación o crianza”

Espero, como siempre, vuestra opinión al respecto y vuestras propias experiencias. 

“Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.”

¡FELIZ MIÉRCOLES!