1 de Abril de 2018. Faltan 34 días.

Presentaciones oficiales

¡Feliz domingo a todo el mundo!

Primera entrada de mi blog, ¡que nervios!.

Llevaba años con muchas ganas de empezar con esto, pero, la falta de tiempo, el estrés diario y quizá, el hecho de no encontrar en qué enfocar la creatividad que me brota (así como quien no quiere la cosa) de vez en cuando, me han hecho aplazarlo hasta este momento.

¿Y por qué ahora?

Dicen que las mamás primerizas nos volvemos un poco locas, leemos mucho, nos informamos un montón y somos una bomba de relojería en lo que a explosión de sensaciones y sentimientos se refiere.

Todo ello, sumado a que la ilusión me sale por los poros de la piel, han hecho que me aventure a ello.

Pero lo primero, me presento.

Me llamo Eli, de Elisa (Eli para todo el mundo menos para mi madre y maridinchi cuando se enfada)

eliportada

Soy asturiana de corazón y de nacimiento.

Desde los 18 años, a nivel profesional, me he dedicado al sector comercial y del marketing en diferentes ámbitos.

Hace 5 años que comparto mi vida con mi marido, un loco de las nuevas tecnologías (loco en general) e ingeniero de profesión.

DSC_0240

Un 3 de septiembre de 2016, nos casamos, fue un día increíble, perfecto diría yo, el mejor día de nuestra vida hasta el  momento

Todo estaba precioso, mas de lo que nunca nos hubiéramos imaginado.

DavidFernández-EliyGuille-222By David Fernández Photography.

Pasado un mes, una oferta de trabajo hizo que tomáramos la decisión de trasladarnos a Galicia para empezar nuestra “vida marital” …

Desde entonces, disfrutamos de esta tierra    como si fuera la nuestra, aprovechando todos y cada uno de sus rincones e intentando hacerlos también propios.

image1

A los dos nos encanta la naturaleza, pasear, la montaña, la playa… Compartimos  nuestra vida con un pequeño ser peludo al que queremos muchísimos y que consideramos un miembro más de la familia desde que llegó a nuestra vida. Se llama Jasper, y es un perrete de agua español que nos tiene totalmente enamorados.

IMG_1672

El pasado mes de septiembre y tras decidir por mi parte cambiar de aires en el ámbito laboral por un nivel de estrés inviable, recibimos la noticia de nuestras vidas. ¡Íbamos a ser papas!

¡NOSOTROS!

Un par de locos que pasan 23 de las 24 horas del día muertos de la risa, payasos por naturaleza y eternos niños.

Al principio, ilusión y susto, gran susto, después, alegría y mas alegría. Nunca olvidaré esa sensación.

¿Será el momento ? ¿No deberíamos esperar? ¿Cómo lo llamaremos? ¡Yo prefiero niña! ¡Yo niño! (Siempre hay preferencias, no os engañéis, lo importante es que esté sano, obvio, pero están ahí)…

En diciembre nos confirmaron que sería un niño. En ese momento, descubrimos dos cosas.

La primera, que en realidad, nos importaba un “pimiento” el sexo que tuviera y la segunda, que la cosa ya iba enserio.

Creo que mi mayor miedo nada mas ser consciente fue el hecho de dudar si  sería o no una buena madre.

A día de hoy. No lo sé aún, pero creo que sí, creo que todas somos las mejores madres que nuestros hijos pueden tener porque hacemos todo lo que está en nuestra mano para ello.

El problema es que recibimos tanta información de gente ajena a la situación y opiniones tan variadas que terminamos por cuestionarnos a nosotras mismas por absolutamente todo.

Dudamos, cambiamos de opinión, nos sentimos mal y al final (al menos eso es lo que a mí me ha ocurrido), cuando ya está muy cerca el momento, de repente, dejamos a un lado las opiniones (que en la mayor parte de los casos no hemos pedido) y decidimos entrar en modo “zen” y hacer caso omiso de todas ellas.

Desgraciadamente, a esas alturas, pensamos, ¿por qué no disfrutaría de mi embarazo en lugar de cuestionarme absolutamente todo lo que hago?

Así que, como cierre de esta primera,  espero que de muchas, entradas de este blog, me permito humildemente aconsejaros a aquellas que acabáis de recibir la noticia.

Pedir consejo es bueno, pero, huir de todo aquel que solo quiera cuestionar vuestras decisiones, porque sin duda alguna, la última palabra la tenéis vosotras y seguro, que es la más adecuada ya que está infundada en el hecho de que solo queréis lo mejor para vuestros hijos.